9 de agosto de 2007

Shared Room.

Por los mercadillos de Londres corre una placa que dice algo como esto:

Joven!
Cansado de la tirania de tus padres? De sus ordenes, su mal caracter y las broncas que te echan cuando dejas los calcetines en el suelo?
Tu puedes cambiarlo!
Buscate un trabajo, vuelvete independiente y pagate tus propias deudas. Y entonces entenderas!


Como ya comente en el post anterior, esto de vivir de forma independiente tu solito y sin que nadie te diga nada tiene sus ventajas, pero tambien sus inconvenientes.

Yo siempre habia pensado que era la mas desordenada de mis amigas, pero me olvide de diferenciar el concepto de desordenada con el de guarra. Si, soy la mas desordenada. Soy capaz de tener la ropa tirada por el suelo durante una semana sin ningun tipo de remordimiento, pero no soporto la suciedad. Si mi ropa esta tirada por el suelo, que lo este, pero que el suelo no este guarro. Pero resulta que mi companyera de piso tiene una vision diferente del concepto, y se dedica a dejar cucharas con restos de mermeleda del desayuno por toda la casa, o los platos sucios encima la mesa.

Y lo odio. Mucho mucho mucho. Tambien odio ver los platos sucios en el fregadero, y me da por lavarlos a las nueve de la manyana cuando me acabo de levantar. Pero que quereis que os diga, yo lo de almorzar rodeada de vasos de Pint Fosters pegajosos no va conmigo.

El tema de la comida mas o menos nos apanyamos, porque yo no soy muy exigente. A ella no le gusta la carne y mejor, porque aqui es carisima, pero almenos le gusta la lechuga y nos matamos a comprar Iceberg y a hacernos sandwichs lechugueros. Pero mis dos amigas del piso de arriba se hacen la compra separada porque tenian problemas. Tambien hay que anyadir que nosotras dos somos demasiado vagas para hacernos la compra separadamente y a las nueve de la mañana ponernos a pensar cual es la lechuga de cada una cuando toca hacernos sandwichs.

Y suerte que los Bills (gastos de luz, agua...) van incluidos en el precio, porque sino me veo calculando cuantos litros gasta cada una.

Lo de compartir piso no es un camino de rosas, y hay que elegir con cuidado el companyero y poner normas y dejar claro cada punto. Cada uno tiene sus manias y sus gustos, y compartir tu espacio con alguien no es un tema que haya de tocarse a la babala.

Y bueno despues esta el tema de vivir para trabajar, tener que pagarte TU tu propio alquiler, tener que hacer calculos para llegar a final de mes, pagarte la tarjeta de metro...y decidir que si por mi fuera estaria estudiando toda mi vida y en la casita de mis padres (pero mis padres en la residencia claro).

4 comentarios:

Lorena dijo...

Uf yo no podría vivir con alguien así de sucio, creo que he salido a mi madre.. :P

carmncitta dijo...

jajajajaja, estoy contigo, no es lo mismo ser desordenada que guarra :P. Yo esto último tampoco lo soporto, no cuesta nada limpiarse el plato o si se cae algo recogerlo, etc.

drisdro dijo...

creo que la convivencia es dificil y mas cuando todavia no conoces a la otra persona
yo con mi companero de piso he tenido bastante suerte aunque de vez en cuando tengamos nuestras cosas

besitos

Cél... dijo...

Yo creo que alguien no aguantaría conmigo más de tres días.
Un besoooo